Seleccionar página

El cabello es el gran castigado del verano. Cuando vamos a la playa protegemos nuestra piel con cremas y lociones solares. Sin embargo, solemos prestar poca atención a nuestro cabello que se ve atacado por la sal del mar, la arena y, sobre todo, por los rayos del sol. Este daño se multiplica por tres si, además, hablamos de cabellos tintados.

Las radiaciones solares pueden afectar la cutícula capilar donde se guardan aminoácidos, pigmentos y agua. Como consecuencia podemos encontrarnos con melenas castañas que amarillean, mechas de un color sin definir, tonos rojizos que se transforman en anaranjados… 

Si todavía no utilizas un champú reparador es el momento buscar uno que cuide tu pelo y lo hidrate. Es importante hidratar el pelo para que se vea más cuidado, en especial el cabello teñido, que se reseca con más facilidad.

Si tienes el cabello teñido tampoco deberías olvidar nunca el uso de la mascarilla o del acondicionador, nutrirás tu pelo en profundidad y conseguirás una textura más suave.

Para completar el tratamiento estaría bien aplicar un sérum en las puntas, que es la parte en la que perdemos antes el color y por donde empieza a romperse primero el pelo.

Aparte de estos básicos, lo más recomendable, sin duda, es que cuando termines tu temporada de verano te apliques un baño de color. No es tan fuerte como volver a echarte el tinte en un cabello todavía estropeado, pero te ayudará a recuperar el color y el brillo que hayas perdido durante los días de playa, de piscina y sol.

Sigue estos consejos y recuperarás el tono que deseas para tu pelo. En Le Chris también ponemos a tu disposición tratamientos capilares reparadores y productos de coloración con ingredientes naturales y sin amoniaco, que contribuirán a restaurar el color de tu cabello. Consúltanos. Estaremos encantados de atenderte.