Seleccionar página

La piel que rodea nuestros ojos es la más fina del rostro y en la que por norma general se nota antes el paso del tiempo. La aparición de las temidas patas de gallo, las líneas de expresión o la creación de bolsas y ojeras son el mejor ejemplo de ello.

En muchas ocasiones la piel sufre a causa de agentes externos, como la contaminación, el sol o los cambios de estación. También se producen situaciones inevitables como las contracciones musculares o el mismo proceso de envejecimiento. De ahí la importancia de realizar un buen cuidado del contorno de ojos.  

Es indispensable mantener bien hidratada la zona para evitar la aparición de líneas de expresión que más pronto que tarde se transformarán en arrugas si no aplicamos el tratamiento adecuado para ralentizar su aparición. Pero además de hidratar, es necesario que tengan otros activos que cuiden y traten los signos de la edad, como las arrugas o la pérdida de firmeza en la zona. Además, es importante que nos ayuden a disimular la fatiga, visible en bolsas y ojeras,  y aporten a la piel elasticidad y una excelente protección contra los agentes externos. 

Para el correcto empleo del contorno de ojos basta con aplicarnos unas gotitas de la crema o gel en la yema del dedo anular (con menor fuerza que el índice o el corazón) y aplicarla alrededor de los ojos con suaves golpecitos. Así, conseguiremos activar la microcirculación sanguínea de la zona y la piel además absorberá todos los nutrientes necesarios. Este tratamiento debe hacerse por la mañana y por la noche, con la piel limpia y seca.

Es importante elegir fórmulas hidratantes con activos de tratamientos y antioxidantes y por supuesto, libres de aceites ya que la carencia de glándulas sebáceas en la zona haría que no se absorbiese.

Como ya sabéis, en Le Chris no podemos dejar de ofreceros también otras opciones de cuidado más profesional, tratamientos faciales en cabina con la aparatología adecuada, para que obtengas resultados eficaces y una mirada perfecta. Consúltanos.